"Bogotá y la combinación de dos tipos de Metro"

Uno de los temores de quienes se oponen al metro elevado que se construirá en Bogotá es que sus alrededores y espacios vacíos debajo del trazado se conviertan en focos de inseguridad y suciedad, que se deteriore el paisaje urbano y que el comercio acabe afectado.

Algunos ejemplos de este tipo de metros que luego de varios años han ido recuperando estos lugares que dejó su construcción son Medellín, Santiago de Chile (Chile), Ciudad de México (México), Ciudad de Panamá (Panamá) y Lima (Perú) (ver recuadros). 

Andrés Escobar, gerente del metro de Bogotá, asegura que el área de influencia de los metros es un corredor de 500 metros a lo largo de la línea. (Lea también: 'Bogotá debe combinar metro elevado con subterráneo' )

“En el caso de Bogotá, las estaciones tendrán su modelo de gestión directa, para promover los edificios de usos mixtos. En el resto del área de influencia, tendrá una regulación urbanística que apunta a dinamizar procesos privados de englobe, construcción en altura y ensanche de los andenes a lo largo de la línea” agrega Escobar.

“En todo caso, no debe perderse de vista que los comercios de la zona sufren perjuicios durante las obras, pero, cuando se terminan, ellos son los grandes beneficiarios, por la mayor afluencia de público” , afirma el gerente.

Soraya Azan Otero, ejecutiva principal de la Dirección de Análisis y Programación Sectorial de CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), señaló que las principales razones por las que un gobierno decide hacer un metro elevado son por economía y rapidez de implementación. Un ejemplo es la segunda línea del metro de Ciudad de Panamá.


Otras noticias

Avenida. Carrera 19 No. 95-55 Piso 9 Edificio Platino Tel. (057-1) 638 9900
Bogotá, Colombia - Política de protección de datos